Dolor de Pierna

Síndromes por uso excesivo: síndrome de la cintilla, tensión del aductor

El síndrome de la cintilla iliotibial es una lesión ocasionada por los problemas de conexión que se encuentran en la parte externa del muslo y la rodilla, se produce por uso excesivo. La banda iliotibial se extiende a lo largo de la cara lateral o externa del muslo, desde la pelvis hasta la tibia, cruzando las articulaciones de la cadera y la rodilla. La banda iliotibial es una importante estructura estabilizadora de la parte lateral de la rodilla a medida que la articulación se flexiona y se extiende.

La inflamación e irritación de la banda iliotibial puede ocurrir a medida que viaja de un lado a otro, cruzando la prominencia ósea del epicóndilo femoral a medida que la rodilla se flexiona y se extiende. El síndrome de la banda iliotibial es una lesión por uso excesivo que causa dolor en la parte externa de la rodilla, especialmente durante la carrera, cuando el talón golpea el suelo.

El descanso, el hielo, la compresión, elevación y los medicamentos antiinflamatorios son tratamientos de primera línea. La fisioterapia puede ser útil. La cirugía rara vez es una opción y a veces se sugiere para pacientes que desarrollan inflamación crónica y no responden a otras opciones de tratamiento.

Disco abultado - Dolor o entumecimiento de brazos o piernas

Muchos pacientes presentarán dolor o entumecimiento en el brazo o la pierna. En diversos casos, las molestias se asociarán con dolor de cuello o espalda. Sin embargo, las personas pueden tener dolor aislado solo en la pierna o el brazo. En la mayoría de los casos, los síntomas son secundarios a un nervio irritado o comprimido que viaja desde la columna vertebral hasta el brazo o la pierna. Con frecuencia, el individuo tiene una protuberancia, protrusión discal o estrechamiento en el canal espinal, lo que produce irritación o inflamación de los nervios. Cabe señalar que todos los nervios en los brazos provienen del cuello. Los nervios en las piernas se originan en la parte baja de la espalda.

Una resonancia magnética, tomografía computarizada y / o EMG pueden ser necesarios para determinar la fuente exacta y el nivel del dolor. Las opciones de tratamiento no quirúrgico incluyen, pero no se limitan a inyecciones en los puntos de presión, arriostramientos, inyecciones epidurales de esteroides, bloqueos selectivos de las raíces nerviosas, inyecciones de PRP, inyecciones de células madre, neuromodulación como bioondas, terapia de vitaminas y suplementos.