Dolor de Hombro

El dolor de hombro pudiera comenzar en el hombro mismo o en los músculos, tendones y
ligamentos circundantes.

Visión general

La articulación del hombro está formada por una combinación de músculos y tendones diseñados para soportar el húmero (hueso del brazo superior), el omóplato y la clavícula). Tenemos una gran variedad de movimientos que permiten lanzar objetos y rascarnos la espalda. Sin embargo, esta gran flexibilidad implica el riesgo de emplear el hombro en exceso, lo que provoca síndromes y lesiones.

El dolor de hombro puede comenzar en el hombro mismo o en los músculos, tendones y ligamentos circundantes. Muchos pacientes acudirán a la clínica con quejas de dolor articular en el hombro que no están directamente relacionadas con el cuello y el codo. Las causas comunes son artritis, inflamación de los tendones o tendinitis, inflamación de la bolsa (bursitis) o incluso una rotura de una estructura de soporte, como el manguito rotador o un ligamento. Puede ser necesaria una radiografía o una resonancia magnética para evaluar aún más la fuente del dolor.

Las opciones de tratamiento no quirúrgico incluyen una inyección en la articulación periférica que coloca un fuerte antiinflamatorio para disminuir el dolor y la irritación. Si ya recibiste una inyección de cortisona, te recomendamos no arriesgarte a daños adicionales con inyecciones repetidas. En cambio, considera tratamientos de medicina regenerativa como plasma rico en plaquetas, células madre  o terapia de inyección de factor de crecimiento. La fisioterapia también puede ser necesaria en combinación con el tratamiento no quirúrgico.

Bursitis

Bursitis: las bursas son sacos pequeños llenos de líquido que se encuentran en las articulaciones de todo el cuerpo, incluida el hombro. Actúan como cojines entre los huesos y los tejidos blandos suprayacentes, y ayudan a reducir la fricción entre los músculos deslizantes y el hueso.

A veces, el uso excesivo del hombro provoca inflamación e hinchazón de la bolsa entre el manguito rotador y parte del omóplato conocido como acromion. El resultado es una condición conocida como bursitis subacromial.

La bursitis a menudo ocurre en asociación con la tendinitis del manguito rotador. Los múltiples tejidos en el hombro pueden inflamarse y doler. Como consecuencia de esta situación, muchas actividades diarias, como peinarse o vestirse, pueden volverse difíciles.

Tendón del Manguito Rotador

La división y el desgarro de los tendones pueden resultar de una lesión aguda o cambios degenerativos en los tendones debido a la edad avanzada, el uso excesivo a largo plazo y el desgaste, o una lesión repentina. Estas roturas pudieran ser parciales o dividir completamente el tendón en dos partes. En la mayoría de los casos de desgarros completos, el tendón se separa de su unión al hueso. Las lesiones del manguito rotador y del tendón del bíceps se encuentran entre
las más comunes.

Artritis

El dolor de hombro también pudiera ocurrir como consecuencia de la artritis. Existen muchos tipos de esta condición, la más común es la osteoartritis, también conocida como artritis de “desgaste”. Los síntomas, como hinchazón, dolor y rigidez, generalmente comienzan durante la mediana edad. La osteoartritis se desarrolla lentamente y el dolor que causa empeora con el tiempo.

La osteoartritis puede estar relacionada con lesiones deportivas, laborales y el desgaste crónico. Otros tipos de artritis se vinculan con desgarros del manguito rotador, infección o inflamación del revestimiento de la articulación.

A menudo, las personas evitarán los movimientos del hombro en un intento por disminuir el dolor de artritis. Esto a veces conduce a un endurecimiento o entumecimiento de las partes del tejido blando de la articulación, lo que resulta en una restricción dolorosa del movimiento.